marzo
25

INCENTIVOS FISCALES AL MECENAZGO COLABORAR PARA HACER FRENTE AL COVID-19

INCENTIVOS FISCALES AL MECENAZGO COLABORAR PARA HACER FRENTE AL COVID-19

Ante la situación de emergencia sanitaria no se ha aprobado, hasta día de hoy, ningún incentivo fiscal especial para aquellas personas o entidades que deseen colaborar para hacer frente al brote de COVID-19. Sin embargo, les queremos recordar que la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, del Régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y los incentivos fiscales al mecenazgo, establece diversos incentivos fiscales. La misma Ley 49/2020, establece qué entidades sin ánimo de lucro son las que pueden ser objeto de estos mecenazgos y los tipos que se pueden conceder.
Las donaciones dinerarias o en especie que permiten suministrar medicamentos o equipamientos sanitarios, o desarrollar actividad de investigación para combatir el COVID-19, en la medida que se realice a una entidad beneficiaria del mecenazgo según la Ley 49/2002, podrá originar un incentivo fiscal al impuesto personal del donante.
Los incentivos fiscales serán aplicables a los donativos, donaciones y aportaciones con carácter irrevocable puro y simple, realizados a favor de las entidades siguientes:

a) Fundaciones o asociaciones de utilidad pública que presten servicios de asistencia sanitaria o desarrollen actividades de investigación científica.
b) El Estado, las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.
c) La Cruz Roja Española.
d) Las universidades públicas que desarrollen actividades de investigación científica.
e) Los Organismos Públicos de Investigación dependientes de la Administración General del Estado.

Aunque es conveniente informarse sobre el cumplimiento, por parte de la entidad receptora, de las condiciones de la normativa, en la práctica, la condición de la entidad donataria queda establecida con un certificado que ella misma expedirá.
Existen formas de mecenazgo que dan derecho a diferentes incentivos fiscales, tanto en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, como en el Impuesto sobre Sociedades de los donantes:

a) La donación, que es la entrega de aportaciones a la entidad sin ánimo de lucro. Estas aportaciones no tienen que ser necesariamente con dinero. Las personas físicas que realicen donaciones tendrán derecho a una deducción en el IRPF
de entre el 75% por los primeros 150 euros y del 30% por el resto del importe.
Las empresas que realicen donaciones tendrán derecho a una deducción del 35% sobre la base de la deducción en el Impuesto sobre Sociedades, con un incremento del 5% si son recurrentes. En el caso del Impuesto sobre Sociedades, el gasto no tiene la consideración de gasto deducible, aunque se tenga derecho a la deducción. En los dos impuestos la deducción tiene un límite máximo aplicable.

b) Los Convenios de Colaboración, esta modalidad está dirigida a los empresarios individuales y a las entidades jurídicas. La entidad donante firma un convenio con una entidad sin ánimo de lucro por el que recibe una donación que destinará a la consecución de un proyecto para hacer frente al COVID-19, a cambio de dar a conocer la participación del donante. La difusión de colaboración no estará sujeta a IVA. La Ley considera que esta aportación es deducible como gasto de la actividad, en el momento de calcular el resultado de la actividad del empresario individual o la entidad jurídica – sin esta norma sería una liberalidad no deducible fiscalmente.
En el caso de que desee realizar alguna aportación a alguna entidad y esta donación fuera de un importe significativo, no dude en ponerse en contacto con su asesor para valorar los aspectos fiscales de la misma.

Atentamente,

David Carpena Vilella
Auditor – Asesor Fiscal
Ribas Àlvarez Assessors i Consultors SL

Publicado por Àlex Soldevila Batlle – Asesor Fiscal